Presidente Alvarado afirma que la UPAD fue un trabajo para mejorar la economía del país

Foto tomada de la Casa Presidencial.

El Presidente de la República, Carlos Alvarado, afirma al plenario Legislativo que todo el trabajo que se hizo, mediante el análisis de datos, fue para generar conocimiento técnico y científico para la toma de decisiones del Gobierno.

La declaración la hizo en la comparecencia de este miércoles, en donde reitera a la población que el trabajo se realizó de buena fe y para servir mejor a Costa Rica.

“En todo momento se actuó bajo el marco legal vigente y con el único objetivo de que las decisiones de política pública que debe tomar el Gobierno y la Presidencia se sustenten en evidencia científica y datos, y no en ocurrencias”, dijo Alvarado.

“Lo que se han difundido son calumnias. A los ojos puedo decirles que ni uno solo de los cinco millones de costarricenses ha sido espiado o ha visto su privacidad comprometida con los proyectos que se desarrollaron”, agregó el presidente.

Además, aseguró que la iniciativa de análisis de datos nunca sirvió para beneficiar a otras personas y que no hubo robo monetario de ningún costarricense con el trabajo hecho.

El mandatario detalló que se hizo de forma transparente, tanto así que en los meses que lleva la comisión investigadora no se ha encontrado una sola evidencia concreta que demuestre que se trabajó de manera oculta previo a la publicación del decreto de la creación de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

Por otra parte, Alvarado recordó que, desde su campaña electoral, había expresado con absoluta claridad que en su Gobierno tomaría las decisiones con criterios objetivos y científicos utilizando datos disponibles.

“Nada de esto fue secreto u oculto como muchos han querido mal informar. Mi objetivo es que las decisiones fueran las mejores, y que no se tomarán a partir de antojos, politiquería o caprichos. Que las decisiones tuvieran un respaldo técnico, pero también ético”, expresó el mandatario.

Eficiencia de la Presidencia.

De acuerdo en un comunicado de la Casa Presidencial, una administración basada en datos para la toma de sus decisiones es más eficiente en la educación, movilidad, hacienda, salud, vivienda, agricultura y economía.

Esa eficiencia determina un principio al servicio público y, por ello, el presidente impulsó a todas las instituciones del Poder Ejecutivo a que usarán la información disponible en el Estado, de tal manera para atender de forma correcta a los problemas del país.

Debido a esto, explicó que su mandato fue actuar en beneficio de las personas y procesar información de utilidad para las políticas públicas. Por ello, afirmó que “sí se analizaron datos, como lo hacen los países más desarrollados para gobernar mejor”.

Algunos de los logros del análisis de datos que se realizó en la Administración Alvarado Quesada destacan:

Política de precisión. El equipo de datos contribuyó al desarrollo de la política social de precisión, una estrategia para llevar los programas sociales a quienes más lo necesitan. Aún en tiempos críticos, ese nivel de efectividad de la política social, se logró gracias a que los recursos se colocaron donde realmente se necesitaban, a partir de criterios de necesidad y no de clientelismo o de improvisación.

Elaboración de un mejor presupuesto. Con ciencia de datos se identificaron subejecuciones históricas en subpartidas presupuestarias de todas las instituciones lo que permitió una mejor elaboración del presupuesto central en tiempos de crisis fiscal.

Impacto salarial. Se hizo un estudio del impacto de los aumentos salariales en el presupuesto de la República, de donde se pudo hacer una política balanceada que dio sostenibilidad al presupuesto a la vez permitió aumentar el salario a los oficiales de Fuerza pública, al mismo tiempo que se respetaba la normativa de la Regla Fiscal.

Fenómeno migratorio. El análisis interinstitucional de datos permitió una cuantificación más precisa del fenómeno migratorio nicaragüense así como de refugiados. Gracias a esto Costa Rica logró donaciones del Fondo Mundial de Refugiados y de la ACNUR por 6.3 millones de dólares para hacer frente a la temática.

Inyección de fondos a la CNE. Se logró la asignación de más de 25 mil millones a la CNE a partir de un análisis detallado de las subejecuciones de otras instituciones. Esto permitió que, posteriormente, con la llegada del COVID y las tormentas IOTA y ETA, el país contara con los recursos necesarios para atender dichas emergencias.

Inversión de infraestructura educativa. Utilizando variables de infraestructura, calidad educativa, equipo tecnológico, acceso al centro educativo, matrícula de cada centro educativo, e indicadores de pobreza y desarrollo humano, se determinó cuáles son las comunidades con mayores necesidades, de manera que los recursos escasos pueden invertirse primero donde son más necesarios.

Seguridad. El análisis de los datos sobre criminalidad permitió identificar patrones en la actividad delictiva, de tal manera que la fuerza pública realizara intervenciones estratégicas para mejorar la seguridad y capturar grupos criminales.

Hacinamiento carcelario. Se realizó la caracterización del hacinamiento en las cárceles según régimen y centro penitenciario del Ministerio de Justicia. Este trabajo fue posible con los insumos de la unidad de datos, algo con lo que no se contaba con anterioridad a ese nivel de precisión.

Flota vehicular. Se hizo el estudio de la flota vehicular pública para determinar su dimensión, mejor administración y la transición a vehículos eléctricos como parte del Plan de Descarbonización.

También, la oficina del primer Ministro canadiense implementó una unidad de entrega de resultados (Results and delivery unit) que tiene como una de sus especialidades.

Alvarado instruyó en trabajar por un decreto que diera vigencia al equipo de análisis de datos y que se pudierá usar en futuras administraciones.

“Si bien hubo un error de redacción en un artículo del decreto que permitía generar interpretaciones negativas y lejanas al objetivo perseguido, de buena fe, por razones de conveniencia y oportunidad, se procedió a derogarlo”, dijo el presidente.

De esta manera, advirtió que este “capítulo de la historia que hoy se escribe, no debe repetirse jamás” y reiteró que la Constitución Política es la norma máxima, y que el Poder Legislativo se ha arrogado funciones que la Constitución no le asigna.

Deja un comentario