Casas de Justicia capacitan más de 300 personas como gestoras de paz y mediadoras de conflictos

Poco más de 300 personas concluyeron, oficialmente, programas formativos que las capacitan como gestores de paz y mediadores, gracias a lo cual podrán promover la resolución asertiva y pacífica de los conflictos que se pueden presentar entre miembros de sus comunidades.  

Los procesos fueron impartidos por las Casas de Justicia (CJ), entidades adscritas a la Dirección Nacional de Resolución Alterna de Conflictos (DINARAC), del Ministerio de Justicia y Paz. Estas tuvieron que variar las modalidades de sus cursos, pensados para la presencialidad, y adaptarlos a las plataformas virtuales. 

“Este 2020, pese a la pandemia, las Casas de Justicia han podido sacar adelante la tarea de capacitación que tienen encomendada. Han podido capacitar no solamente a jóvenes, sino también a adultos en los cursos y talleres de Dialoguemos, Formación de Formadores, así como Mediadores Juveniles y Mediadores para Adultos. Esta es una forma de crear y construir una cultura de paz. Los gestores de paz comunales promueven y procuran devolverles a las comunidades espacios de diálogo para resolver de manera asertiva sus conflictos”, explicó Laura Ávila Bolaños, Directora de la DINARAC.

Durante los últimos meses, 333 personas cumplieron aproximadamente 290 horas de formación en los cuatro programas formativos.

Entre las primeras dos semanas de diciembre, las CJ realizaron ceremonias, tanto virtuales como presenciales, para entregar los certificados a los y las participantes, que ahora están capacitados para promover el diálogo y la negociación para la solución de conflictos en sus respectivas comunidades.

“En la Casa de Justicia de Heredia hemos graduado 67 jóvenes mediadores juveniles, que llevaron talleres como comunicación asertiva, círculos de paz, justicia restaurativa, técnicas de escucha y las seis etapas de la mediación. Son conocimientos que pueden aplicar en sus centros educativos, lugares de trabajo y en sus comunidades. De ahora en adelante, los jóvenes adquieren esas destrezas como parte de su filosofía de vida, y luego continúan de la mano de las Casa de Justicia y de los Centros Cívicos por la Paz recibiendo otro tipo de capacitaciones para seguirlos empoderarlos como agentes de cambio”, indicó Leslie Agüero Mora, coordinadora de la CJ de Heredia.

Faith Cordero Barrantes, de 17 años, fue una de las graduadas del curso de Mediadores Juveniles. La adolescente asegura que este curso la ayudó mucho en el manejo de las relaciones interpersonales que establece con su entorno.

“Aprendí mucho con respecto a la comunicación asertiva, a escuchar mejor a las personas y a encontrar la manera correcta de decir las cosas y exponer mis puntos de vista para resolver pacíficamente los conflictos”, añadió la joven herediana.

Aunque los cursos cuentan con una importante presencia juvenil, es de destacar que el rango de edades que se logró abarcar fue muy amplio, pues se inscribieron personas entre los 15 y 50 años de edad, aproximadamente.

Por ejemplo, en uno de los cursos de Dialoguemos participaron también 30 funcionarios de las municipalidades de Cartago y de El Guarco.

“La virtualidad ha permitido la enseñanza y el aprendizaje colaborativo, ya que los coordinadores de las CJ y de capacitación se han unido como instructores para trabajar, de forma conjunta, los diferentes grupos de formación y práctica en mediación de todo el país, dando mayor énfasis a los territorios priorizados por la Agenda Nacional de Prevención de la Violencia y el componente Puente a la Prevención. Estos últimos forman parte de la estrategia Puente al Desarrollo, propiciando así que las personas participantes se beneficien de la experiencia y diversidad de casos atendidos por los instructores”, concluyó la directora de la DINARAC.

Deja un comentario