Fuerza Pública evita que fármacos y supuestos productos mágicos contrabandeados dañen la salud de posibles consumidores

Como parte de las acciones de control fronterizo que realizan nuestros cuerpos policiales, la Fuerza Pública decomisó un cargamento de medicamentos contrabandeados, entre estos dos frascos de supuestos productos “mágicos”, todo lo cual podría ascender a unos 600 mil colones.

El cumplimiento tuvo lugar el pasado fin de semana en la localidad de Santa Elena, distrito de  Santa Cecilia, cantón de La cruz, Guanacaste, donde fue interceptado un nicaragüense que estaba intentando ingresar de manera irregular al país por un punto no habilitado para el ingreso de personas o mercancías al país.

El sujeto transportaba cerca de 600 unidades entre antibióticos, analgésicos y otros fármacos, así como dos frascos de supuestos productos mágicos cuyas etiquetas indicaban que servían para combatir «embrujos», entre otras supuestas utilidades.

Sin embargo, para efectos policiales solo se trata de una mercancía ilícita, al haber sido introducida a suelo costarricense al margen de toda normativa sanitaria y fiscal, por lo que debía ser incautada como cualquier otro producto contrabandeado, aunque podría tratarse simplemente de una estafa para personas que creen en ese tipo de prácticas mágicas.

Debido a la flagrante violación a las normas sanitarias, todos los fármacos fueron decomisados de inmediato y puestos a la orden de las autoridades del Ministerio de Salud en la ciudad de La Cruz para su destrucción.

Lo anterior debido al riesgo que podrían correr posibles consumidores de tales productos, pues en caso de las que están identificadas como medicinas no hay ninguna garantía de que el etiquetado corresponda al supuesto contenido.

Deja un comentario