Con motivo de la temporada de fin de año cuerpos policiales redoblan esfuerzos ante aumento de contrabando de licores

Con la llegada del fin de año los cuerpos policiales redoblan esfuerzos para combatir todo tipo de delitos transfronterizos, entre estos el contrabando de licores, pólvora y otras mercancías que, además de violentar la legislación tributaria, constituyen un riesgo a la salud y la seguridad del país.

Licores serán destruidos pues podrían estar adulterados y poner en riesgo la salud de eventuales consumidores, Contrabandistas están usando parqueos de hoteles, lavaderos de carros y cabinas para ocultar cargamentos de bebidas alcohólicas.

El más reciente caso tuvo lugar anoche, cuando la Policía de Fronteras le dio seguimiento a unas busetas, cuyos conductores, posiblemente, al notar la presencia policial en la carretera que va de Sixaola a Limón, los sujetos optaron por ingresar al parqueo de un hotel que está cerca de Cahuita para tratar de ocultarse.

Sin embargo, no les funcionó y fueron descubiertos por los oficiales fronterizos, quienes les decomisaron 3.553 unidades de diversos tipos de licores, los cuales llevaban dentro de bolsas plásticas que estaban colocadas sobre los asientos de los vehículos.

Una de las busetas llevaba a bordo 650 botellas de wiski y 540 unidades de otras bebidas alcohólicas, mientras que la otra transportaba 282 botellas de wiski y 1.008 cervezas, así como 1.073 unidades de otros licores, todo lo cual podría tener un valor en suelo costarricense de aproximadamente 8 millones de colones.

Deja un comentario