El gobierno apoya la restricción vehicular sanitaria y la mantendrá en vigencia

La medida cautelar de los alcaldes se interpuso contra decretos que ya no están vigentes porque fueron reformados por decretos posteriores que modifican la franja horaria.

Así como las medidas sanitarias cambian de manera mensual, quincenal o semanal según el comportamiento epidemiológico del Covid-19, así mismo se han emitido una gran cantidad de Decretos para materializar esas medidas. La restricción vehicular se ha modificado en múltiples ocasiones por medio de reformas a los decretos correspondientes, aplicando medidas concretas de horarios o placas por fechas determinadas.

Para mayor claridad, detallamos los decretos recurridos por el proceso judicial:

  1. Decreto Ejecutivo número 42524-MOPT-S del 9 de agosto de 2020, acerca de la restricción vehicular nocturna, que ajustó el horario de las 21 horas a las 4:59 horas. Su vigencia se dio a partir del 10 de agosto. No obstante, mediante Decreto Ejecutivo 42577-MOPT-S del 27 de agosto de 2020 se cambió la franja horaria de la restricción vehicular nocturna de las 22 horas a las 4:59 horas.
  • Decreto Ejecutivo número 42525-MOPT-S del 9 de agosto de 2020, acerca de la restricción vehicular diurna, que ajustó el horario de las 5:00 horas a las 20:59 horas. Sin embargo por medio del Decreto Ejecutivo número 42576 MOPT-S del 27 de agosto de 2020 se reformó nuevamente la franja horaria de esta medida y se estableció el período de las 22:00 horas a las 04:59 horas, cuya vigencia inició a partir del 31 de agosto del año en curso.

Dicho lo anterior, es importante enfatizar en que la restricción vehicular está en pie, porque nunca se cuestionó el decreto madre de Restricción Vehicular Sanitaria; tampoco se impugnó la reforma con las medidas actuales.

En otras palabras, la medida cautelar otorgada por el juez se dirigió contra los decretos 42524-MOPT-S y 42525-MOPT-S, ambos del 9 de agosto de 2020, y así lo dice taxativamente en el “por tanto” de su resolución original que es la 552-2020 de las trece horas cincuenta minutos del 3 de noviembre. Y con sentencia 552-2020-BIS de las 11:39 minutos del 6 de noviembre de 2020, en el punto 1 del considerando II, el juez rechazó la pretensión de los demandantes (solicitud de “aclaración”) para que ampliase la medida cautelar contra otros decretos que rigen la materia. De hecho, en el Sinalevi solo los decretos 42524-MOPT-S y 42525-MOPT-S tienen anotación.

De modo que respetamos plenamente la decisión del juez, pero esta se circunscribe solo a los decretos 42524-MOPT-S y 42525-MOPT-S, que como hemos dicho no son en los que se basa la restricción vehicular sanitaria que actualmente se está aplicando. Por eso mismo, es que la restricción vehicular se encuentra plenamente vigente. Recordemos que dicha medida contempla 18 excepciones para la movilización de las personas en casos debidamente justificados.

A eso, queremos agregar que la Procuraduría General de la República, como abogado del Estado, apeló la resolución del juez. En nuestro régimen de Derecho eso significa que la sentencia no está en firme. Esperamos que esa apelación se resuelva pronto por su interés para la salud pública.

Adicionalmente, es importante recordar que la propia Sala Constitucional señaló que la Ley de Tránsito faculta al Poder Ejecutivo a disponer restricciones a la circulación vehicular. Incluso, la Asamblea Legislativa aprobó una nueva Ley, en abril de este año, que contiene una figura específica de restricción vehicular en casos de emergencia nacional, como la que se vive por la pandemia provocada por el Covid-19.

Esta herramienta sanitaria se ha ajustado de manera gradual según el estado epidemiológico vigente. La forma más efectiva de disminuir contagios en una enfermedad sumamente transmisible como el COVID-19 por su mecanismo de transmisión (gotitas de saliva en estornudos y tos principalmente, objetos o superficies contaminadas) es la disminución de la movilidad de las personas. Estudios científicos actualizados desarrollados en Estados Unidos, China y Europa comprueban que la reducción de la movilidad se relaciona con la disminución de la incidencia, porque el virus viaja con las personas.

El Gobierno está decidido a salvar vidas, a reducir el contagio y a evitar que el sistema sanitario de salud se sature. Esta es nuestra responsabilidad y vamos a cumplirla. En ese sentido, la restricción vehicular sanitaria es una de las herramientas más importantes para combatir una pandemia que no se ha acabado, aunque algunos pocos adopten actitudes poco responsables, tipo “¿cuál pandemia?”. En este sentido, llama la atención que ahora incluso se hable de atacar el decreto de emergencia por la pandemia, lo cual pone en riesgo la salud y la vida de las y los costarricenses.

Deja un comentario