Israel vuelve al confinamiento debido a una segunda ola de contagios por Covid-19

El Gobierno de Benjamin Netanyahu ha impuesto otro confinamiento nacional de «al menos» tres semanas para intentar frenar la propagación imparable del nuevo coronavirus en el país.

Se trata del primer país que decreta un nuevo confinamiento nacional. La decisión no ha sido fácil y ha costado largas discusiones y la dimisión de Yakoov Litzman, aliado ultraortodoxo del Gobierno de coalición.

«Hoy el gobierno ha decidido aplicar un estricto confinamiento de tres semanas con la opción de extender esta medida», dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu en un discurso televisado, recibido por muchos como un mazazo en la cabeza, o un llamado a abandonarse a los antidepresivos.

Según datos recogidos por AFP, Israel es el segundo país del mundo con más casos por habitante en las últimas dos semanas, después de Bahrein, un nuevo aliado de Tel Aviv con el que también debe firmar un acuerdo el martes en Washington para normalizar sus relaciones.

A partir de finales de agosto, con la reapertura de las escuelas y la celebración de bodas este verano, que a veces reúnen a cientos de personas, la tasa de infección volvió a aumentar, con 155.604 casos de COVID-19, incluidas 1.119 muertes, para una población de nueve millones de habitantes.

La semana pasada, las autoridades impusieron un toque de queda en unas 40 ciudades, especialmente en las zonas árabes y judías ultraortodoxas, pero el número de casos ha aumentado, dejando a los hospitales y al personal médico «abrumados», dijo Netanyahu.

Al acercarse las fiestas judías, el país ha vivido un intenso debate en los últimos días entre los partidarios de un «seger khelki» y otros de un «seger clali», osea entre los defensores de un confinamiento parcial o general.

El gobierno no sólo ha optado por la segunda opción, sino que ha prorrogado la medida por lo menos tres semanas, durante todas las fiestas judías, en un intento de limitar la propagación de la COVID-19 en un momento en que las familias se reúnen y los fieles llenan las sinagogas.

«Nuestro objetivo es detener el aumento», dijo Netanyahu, con un tablero de datos para mostrar a los israelíes que la economía del país ha sufrido menos por la COVID-19 que las de Francia, Alemania o el Reino Unido. Miles de personas se han manifestado en las últimas semanas contra la gestión de la pandemia por parte del Gobierno,

Deja un comentario