Diputados criticaron a la española Miren Martínez por “montar un show” en comparecencia.

En la imagen Miren Martínez

La comisión que investiga los contratos hechos por la CCSS para la compra de doce millones de mascarillas que no funcionaron trajo a comparecer este jueves a dos de los principales imputados en esta gestión.

Lo que debía convertirse en una comparecencia clave para la investigación del caso terminó  en medio de airados reclamos de los legisladores y el silencio de los comparecientes. 

La audiencia inició con la posición clara de Landergren de que no respondería preguntas pues se acogía a su derecho constitucional de abstenerse de declarar en virtud de que la investigación se judicializó.

Martínez en cambio parecía estar dispuesta a declarar sin embargo se quejó ante los diputados por el tiempo que se le otorgo para esto, tiempo que se reducía a cinco minutos únicamente.

Tras el malestar de la comunicadora el diputado Melvin Núñez cedió cinco minutos de su tiempo para que este fuera mas extenso, Martínez aseguró que «hoy se iban a conocer la verdad de los hechos» y cuestionó el «linchamiento público» que los diputados y la prensa, dijo, han hecho de ella y su empresa.

Agrego que en ese recinto legislativo se le ha afectado su imagen personal, profesional y de mujer, lo que desató una primera oleada de críticas por parte de los legisladores, que le recordaron que ellos investigan un hecho del que no tuvieron nada qué ver.

La periodista añadió que ella se inscribió como proveedora de la Caja luego de que sus servicios de comunicación cayeran por motivo de la pandemia y que fue así como, el 31 de marzo, fue invitada a participar de un proceso de contratación,  presentó cuatro proformas y dos ofertas formales a la Caja, estas últimas las que habrían sido aceptadas técnicamente por la comisión de la institución.

El tono de la comparecencia cambió cuando la presidenta Yorleny León le dijo a la adjudicataria que su tiempo acabó y que iniciaba la ronda de preguntas. Ahí, Martínez aseguró que no respondería ninguna hasta que no se le permitiera brindar su declaración «en parámetros objetivos».

Esa decisión, calificada por los diputados como un «showcito» y una «rabieta», quedó en evidencia cuando el verdiblanco Carlos Ricardo Benavides y el independiente Jonathan Prendas le ofrecieron cederle sus 10 minutos de tiempo (cada uno) para que terminara su declaración y luego respondiera, pero esta aún así se abstuvo.

«Ustedes (Martínez y Landergren) entraron por la ventana a un concurso al que nunca debieron haber entrado o nunca debieron haberlos invitados», dijo Benavides con evidente molestia.

Los legisladores solicitaron volver a llamar a ambos a una futura comparecencia, pero Prendas dijo que hacerlo sería irrespetar aún más la comisión en vista de que ambos se abstendrán de declarar.

Deja un comentario