Diputados aprueban crédito del FMI por $500 millones

Los diputados aprobaron este lunes, en primer debate, el proyecto de ley para autorizar al Poder Ejecutivo a contratar un crédito de $508 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por medio de un instrumento de financiamiento rápido.

La iniciativa, bajo el expediente legislativo 22.018, fue aprobada por 37 congresistas, mientras que 15 votaron en contra.

Este crédito, por tratarse de un financiamiento internacional, requerirá de al menos 38 votos para el segundo debate. De no alcanzarlos, quedaría sepultado.

Dicho contrato de financiamiento fue solicitado por el Gobierno en las primeras semanas de la pandemia de COVID-19, para cubrir la falta de recursos del Estado.

Además, servirá de banderazo de salida a la negociación con el FMI para un acuerdo, que conllevaría acceso a una línea de crédito mucho más amplia, a cambio de un ajuste económico.

Ese financiamiento mayor implicaría, incluyendo este crédito rápido, hasta $2.250 millones, según lo anunció el ministro de Hacienda, Elian Villegas, en el plenario de la Asamblea Legislativa.

El crédito rápido tuvo el apoyo unánime de los miembros de la Comisión de Hacendarios y llegó al plenario, donde legisladores de la oposición criticaron al Gobierno por no meter el acelerador a dicha iniciativa.

Por eso, este lunes, para que se aprobara lo más rápido posible, el Ejecutivo finalmente desconvocó todos los proyectos que había en la agenda del plenario, y dejó a los congresistas frente a esa discusión.

Específicamente, el proyecto establece que el 90% del empréstito se utilizará para apoyo presupuestario, según el plan de gastos aprobado para el 2020, específicamente para sustituir deuda en el mercado interno.

En el foro hacendario, los congresistas incluyeron una modificación, en sintonía con el acuerdo firmado entre Zapote y la CCSS, según el cual el 10% de los créditos se utilizará para ir cancelando la deuda estatal con la institución.

En consecuencia, el 10% de este financiamiento rápido será girado a la Caja para amortizar la deuda, máxime que la institución es la primera línea de contención  contra la pandemia del nuevo coronavirus.

Los congresistas advirtieron, en el propio proyecto, de que el Ejecutivo no puede usar el crédito para fines distintos a los establecidos. De lo contrario, se emitirán las sanciones indicadas por la Contraloría General de la República y eso implicaría un delito de malversación de fondos públicos.

Para este caso, se autoriza al Gobierno a hacer las modificaciones presupuestarias, mediante decreto ejecutivo, para incorporar esos recursos del préstamo internacional al canje de deuda.

El Fondo Monetario aprobó dicho financiamiento rápido desde el 29 de abril, un mes después de que el gobierno de Carlos Alvarado lo solicitó con carácter de urgencia, cuando la crisis sanitaria cumplía un mes de golpear al país.

El crédito se desembolsará en un solo tracto y los recursos le llegarán al Gobierno Central.

El préstamo tiene una tasa de interés del 1,55% anual, con un plazo de cinco años, con pagos trimestrales a partir de los tres años y tres meses después del desembolso.

Según el jerarca hacendario, los canjes de deuda le podrían generar, al Gobierno, un ahorro de $100 millones durante los cinco años de plazo del empréstito, gracias a la reducción del pago de intereses, con un 1,55% anual en vez del 7,5% anual en el mercado local.

Los diputados que votaron en contra son los siguientes, en el PLN: Daniel Ulate, en el PUSC: Pedro Muñoz, Shirley Díaz y Pablo Heriberto Abarca, en el PIN: Walter Muñoz y Patricia Villegas, en el FA: José María Villalta, Bloque Nueva República: Carmen Chan, Harllan Hoepelman, Jonathan Prendas, Nidia Céspedes, Marolin Azofeifa, Ignacio Alpízar e Independientes: Erick Rodríguez y Dragos Dolanescu

Aprobación polémica

El avance de la iniciativa se dio este lunes, luego de choques y reclamos, y dos días de bloqueo por parte de grupos parlamentarios, una débil asistencia a la horas de las votaciones y la ausencia del Gobierno en las negociaciones con los diputados.

Por el fondo, el proyecto recibió numerosas críticas de parte de congresistas que lanzaron sospechas sobre lo que pueda implicar la aprobación de esa iniciativa y la futura negociación con el FMI, bajo la sospecha de que se exijan condiciones para ellos impensables.

Además, los discursos de algunos parlamentarios excedieron los 20 minutos que cada diputado tenía para hablar por el fondo en primer debate, pues los congresistas que no usaban la palabra le cedían sus minutos a los que sí buscaban enumerar una serie de críticas al crédito.

Deja un comentario