Diputada impulsa que femicidas sean castigados con pena máxima de 50 años de cárcel.

San José, 18 de agosto. Mediante el proyecto de Ley 22, 140 la diputada Floria Segreda impulsó una iniciativa para ponerle más peso a las penas por casos de femicidios.

La legisladora mediante este proyecto pretende que se hagan modificaciones al artículo 21 de la Ley 8589, misma que contiene la penalización de violencia contra la mujer.

“El femicidio puede ser catalogado como un crimen de odio, ya que es el asesinato de una mujer por el solo hecho de ser mujer”. Dijo la diputada Segreda.

Según datos de la congresista en Costa Rica anualmente se mantiene un promedio de aproximadamente unos 30 casos,

“Debemos tener claro que esto no es un homicidio común, en la mayoría de los casos se arrastran una serie de hechos violentos que progresivamente han ido aumentando, además de una relación dispar entre la mujer y el victimario, un femicidio es un acto de máxima gravedad, y como un hecho de máxima gravedad debe ser penalizado”.

La reforma busca que la pena máxima por cometer un femicidio sea de 50 años de prisión, no de 35 como se establece actualmente.

Además, se establecen nuevas causales, tomando en cuenta para la aplicación de la pena, una serie de elementos que hasta ahora se habían omitido, como, por ejemplo, las relaciones de noviazgo o amistad, así como una valoración de la forma en la que se cometió el delito.

Deja un comentario