Explosión en Beirut precipita la caída del gobierno libanés

Luego de la explosión en el puerto de Beirut, que acabó con la vida de al menos 165 personas, el frágil Gobierno del Líbano cayó en medio de las violentas protestas que exigen la dimisión de todos los dirigentes del país.

Tras las tensas manifestaciones del sábado y domingo, los ministros de Finanzas, Ghazi Wazni, y de Justicia, Marie-Claude Najm, anunciaron este lunes su dimisión, lo que elevó a cuatro las renuncias de integrantes del Ejecutivo.

Sin embargo, la noticia más importante llegó unas horas después. El primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció lo que ya todo el mundo esperaba: “Damos un paso atrás para estar con la gente, para combatir con ella por el cambio. Por eso anuncio la renuncia de este gobierno”, dijo ayer Diab en un mensaje a la nación en el que habló de la lucha contra los corruptos y la necesidad de tener un Ejecutivo de salvación nacional.

La libra ha perdido más del 80 por ciento de su valor frente al dólar este año, en un panorama de alta inflación que el Gobierno estimaba antes de la explosión que alcanzara el 22 por ciento este año, y de falta de liquidez en los bancos por la crisis que atraviesa el país.

El Líbano es uno de los países más endeudados del mundo, con una deuda pública de 90.000 millones de dólares, el 170 por ciento de su PIB.

Deja un comentario