Más de 5 mil viviendas de bien social previstas se dejarían de construir

Tras comunicarse el recorte presupuestario para el Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI), incorporado en el presupuesto extraordinario que hizo oficial el Poder Ejecutivo a la Asamblea Legislativa, así como el descenso solidario de la Ley N 8683, se informó que se dejarán de realizar más de 5000 viviendas que estaban establecidas.

El presupuesto presenta una disminución considerable de recursos dirigidos a bono familiar de viviendas, por un monto de 27.728 millones de colones, lo que limitaría al menos a 2700 casas. A esto se le agrega el déficit de recursos de FODESAF, gracias a una razón de despidos y reducción de jornadas, por ende más casas sin realizarse se quedarán, sobrepasando lo previsto que se había estudiado.

El acontecimiento dicho afectará a miles de familias de escasos recursos que no tendrán un hogar establecido, sin embargo, no solo a esta parte de la sociedad afecta, sino también a todos los trabajos que se efectúan gracias a estos bienes sociales, familias dependientes al trabajo de la construcción se mantendrán afectados de igual manera.

La construcción de viviendas mantiene un porcentaje importante de las labores pertenecientes al país. Por ende esta parte del sector laboral ha sido uno de los más golpeados, debido a la situación actual que atraviesa Costa Rica, condición que ha empeorado por la emergencia sanitaria por el covid-19.

Los datos presentados por INEC, informan que el sector se redujo en 28.292 personas, decreciendo un 16.3% en labores, por consecuente la solución que esperan muchas empresas correspondientes a este sector de trabajo pone a las entidades públicas a trabajar en ello.

Las condiciones que se efectúen para reactivar la construcción tendrán beneficios inminentes en la población del país, dados los múltiples asociamientos del sector y el impacto directo sobre la actividad económica de Costa Rica en general.

Deja un comentario