Cárcel de San Quintín en California foco de mayor brote de Covid19 en USA.

El traslado de presos de otro centro en California provoca un contagio masivo de Covid-19 .

Alejandro Rodríguez Arce

Email: eliasrodar@tcrnoticias.com

La prisión de San Quintín, la más antigua de California, se ha convertido uno de los mayores focos de Covid-19 de todo Estados Unidos. El traslado hace un mes y medio de 121 reos desde la cárcel de Chino, al sur de California -donde se han registrado 941 casos y 17 muertos a raíz del coronavirus- precipitó un contagio masivo que está poniendo en jaque a los hospitales del área de la bahía de San Francisco.

Al menos 1.500 personas, entre presos y personal, han dado positivo del virus en la prisión donde sirvió parte de su condena Charles Manson. Siete han perdido la vida, según el Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California.

A los pocos días de llegar, algunos de esos reos comenzaron a mostrar síntomas propios del coronavirus y 25 de ellos dieron positivo poco después. Sandra McCoy, una epidemióloga de la Universidad de California Berkeley que cita la revista Nature, asegura que vivió escenas de hombres pidiendo ayuda de forma desesperada desde sus celdas. En el informe posterior que publicaron junto con Amend, una organización experta en prisiones, hablan de «ventilación extremadamente deficiente, celdas extraordinariamente cercanas y limpieza deficiente».magen aérea de la cárcel de San Quintín en California.

De los 3.547 presos que hay en la actualidad en San Quintín, -incluyendo 721 en el corredor de la muerte- unos 1.400 son parte de un grupo de alto riesgo frente a la Covid-19. Por ello recomiendan una reducción de al menos un 50% de la población de la cárcel para evitar un caso de epidemia local y en una crisis sanitaria de envergadura. «San Quintín es un lugar extremadamente peligroso para un brote», concluyeron. «Se debe hacer todo lo posible para disminuir la cantidad de personas expuestas a este entorno lo más rápido posible».

Las cárceles han sido una de las principales fuentes de contagio en California durante esta crisis. De hecho, las cifras son notablemente peores que entre el resto de la población del Estado Dorado. Hasta el viernes, 5.875 presos se habían contagiado, con un balance de 31 muertos. El porcentaje de contagio es del 4,8%, un dato que extrapolado al resto de californianos equivaldría a 1,8 millones de casos cuando en realidad se han registrado 312.000.

La semana pasada, el condado de Marín confirmó el fallecimiento de uno de los condenados a muerte, Richard Stitely, de 71 años que apareció muerto en su celda. Scott Thomas, de 57 años, Manuel Machado, de 59, y Dwayne Carey, de 59, también han perecido por causas relacionadas al Covid-19. Todo apunta a que la lista se ampliará en los próximos días.

Deja un comentario